lunes, 10 de marzo de 2014

Prunus pissardi de Ángela

Sobre este pequeño ejemplar de prunus ya escribí una entrada el año pasado:http://bonsaiyeandovoy.blogspot.com.es/2013/02/prunus-pisardii-con-un-final-muy-kuki.html

Es un árbol muy modesto, quizás debería estar en una maceta de cultivo para conseguir ramificación en sitios donde no la tiene. El color rosa de la maceta tampoco va muy en concordancia con los colores de la flor y de la hoja del prunus, debería ser un color algo más opuesto para resaltar los colores del árbol.
Pero como el fin de este árbol no es otro que intentar acercar el bonsai a mi pequeña Ángela el año pasado le pusimos una maceta del color preferido de todas las chicas del mundo mundial y cada principio de primavera nos obsequia con esta preciosa floración.











Yo creo que merece la pena, y al fin al cabo también es bonsai.....

5 comentarios:

  1. Por supuesto que merece la pena. Es posible que ninguno de tus bonsais te dé tantas alegrías como éste que cultivas para tu pequeña. Disfrútalo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Pues si que es una alegría motivar a los pequeños a que se animen con las plantas.

    Gracias por tu comentario Ishi.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Solo por el objetivo que tiene este arbolito, ya merece la pena: Que nuestros hijos continúen con nuestra afición/colección, es un deseo que compartimos muchos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Así es Daniel, es un deseo que compartimos todos y que muy pocos consiguen jejeje, creo que te tiene que picar la mosca bonsai para llegar a ser verdadero amante de este arte. Pero bueno, habrá que ir sembrando para ver si en el futuro se recoge algo.

    Un abrazo y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  5. Por si fuera interesante o de utilidad para ti o para los lectores de tu web, tengo publicado el siguiente blog:
    http://plantararboles.blogspot.com
    Se trata de una manual breve y sencillo para que los amantes del monte y del campo podamos reforestar, casi sobre la marcha, aprovechando las semillas que nos dan los árboles y arbustos autóctonos de nuestra propia región.

    Salud,
    José Luis Sáez Sáez

    ResponderEliminar